Inhibina-B (hombre)

La recuperación de espermatozoides testiculares en pacientes azoospérmicos para ICSI es un avance en el tratamiento de la infertilidad masculina.

 

Recientemente numerosos trabajos han reportado que es posible en >50% de los casos de azooospermia secretoria, recuperar espermatozoides testiculares, sin importar los parámetros clínicos, el tamaño testicular o la concentración sérica de FSH. Por lo tanto es muy importante determinar factores qué podrían predecir el éxito de la recuperación.

 

Encontramos en la literatura trabajos en los que la FSH sérica no sería por sí solo un buen predictor de espermatogénesis testicular (Exeh 1998, Tournaye1997, Chen 1996, Silber 1995, Tournaye 1995). Tournaye (1997) observa que solo la biopsia previa podría predecir la presencia de espermatozoides testiculares.

 

Recientemente se han tratado de evaluar otros parámetros bioquímicos que nos predigan el estado real de la espermatogénesis, para ello se ha estudiado Inhibina B en suero.

 

En 1996 Bradley y col. observan que la Inhibina B es la forma fisiológicamente más importante en el hombre. Más tarde Jensen y col. (1997) demuestran que Inhibina B es un marcador de espermatogénesis y muestran su correlación con concentración espermática y niveles séricos de FSH.

 

La Inhibina B es un marcador de la función testicular. Los niveles séricos de esta hormona disminuyen cuando se produce un daño espermático inducido por calor, criptorquidia, o atrofia post ligadura prolongada de los conductos deferentes. Por histoquímica en tejido de biopsia testicular localizaron Inhibina B predominantemente en las células de Sértoli y Leydig.

 

La Inhibina B regula la secreción de FSH. La relación de Inhibina B es inversa con FSH (salvo hipogonadismo hipogonadotrófico), directa con el volumen testicular y con la concentración espermática (Klingmuller y col. 1997).

 

Sigrid y col. 1999 encuentran que Inhibina B es más sensible que FSH como índice del estado de la espermatogénesis, pero ni FSH ni Inhibina B solas pueden predecir el tipo de daño exacto de la espermatogénesis. La combinación de FSH e Inhibina B tienen una mayor sensibilidad diagnóstica (88%) y especificidad (83%).

 

En un trabajo más reciente Brugo Olmedo y col. 2001 observan que la Inhibina B sérica parece predecir de manera más precisa la presencia de espermatozoides testiculares en pacientes con azoospermia secretoria que la FSH sérica (valor discriminador de éxito o fracaso en Extracción Espermática Testicular (TESE) fue >53pg/ml con una sensibilidad: 91,11% y espercificidad: 75,86%)

 

Podemos concluir que hasta la actualidad la Inhibina B es el parámetro más relevante en predecir la recuperación de espermatozoides en pacientes con Azoospermia Secretoria.